Todas las marcas necesitan un cambio de imagen de vez en cuando, aunque sea mínimo, siempre es bueno darle un nuevo toque o frescura a la identidad corporativa que ha manejado la marca durante un largo tiempo. Sin embargo, es necesario ser cuidados en los cambios que se van a implementar, ya que podrían tener efecto negativos sino se lleva a cabo correctamente.

 

El término del 2016 y el inicio del 2017 son razones suficientes para que tomes la decisión de renovar la imagen de tu empresa. Pero, ¿cómo hacerlo? A continuación tienes algunos tips prácticos y básicos para renovar la imagen de tu empresa ahora que finaliza el año. ¡Continúa!

 

  • Renovar la identidad visual

Para que la imagen de la compañía se adapte al paso del tiempo y a la percepción de los clientes, es importante renovar la identidad visual. Es decir, hacer ciertas modificaciones en el logo, jugando con el color y las formas. Por supuesto, antes de hacerlo se debe validar la imagen actual y determinar la forma que debe tener la nueva identidad corporativa.

También te puede interesar: 6 razones por las que tu marca no debe subestimar el diseño gráfico

 

  • Estudiar el concepto global de la marca

Aunque la identidad visual es importante, también hay que evaluar el concepto global de la marca como el posicionamiento, los valores primarios y secundarios, elementos que deben permanecer, etc. Todo lo que tenga relación con el branding debe evaluarse para determinar cómo y hacia dónde debe estar dirigida la renovación de la imagen de la empresa.

 

  • Elimina, crea e integra

Luego de haber analizado la forma que podría tomar la nueva imagen de la empresa se deben llevar a cabo tres acciones: eliminar lo que ya no refleja la personalidad o esencia de la marca, crear nuevos elementos, frases, formas, etc. e integrar elementos actuales con nuevos. Por supuesto, que los cambios sean significativos pero sin perder la esencia para que el cambio no sea negativo o poco perceptible.

 

Es importante recordar que hay elementos que no se pueden eliminar, como el nombre por ejemplo, el cual puede cambiar de tipografía o color, pero no en su totalidad ya que se pierde el origen o la esencia de la marca.

 

  • ¡Integra la nueva imagen!

Después que se ha determinado la forma en que se va a llevar a cabo la renovación de la imagen y han sido aprobados todos los conceptos gráficos, es momento de integrarlo a la compañía. Es decir, es ahora cuando se deben hacer modificaciones en el sitio web, redes sociales, empaque, papelería, sellos, etc. para que todo se encuentre integrado nuevamente, bajo una misma línea de diseño y personalidad.

 

  • ¡Cambios pequeños pero significativos!

Los cambios que se hagan deben ser sutiles, no tan drásticos para que el impacto sea favorecedor y el público acepte la nueva imagen de forma positiva, podría ser únicamente una actualización, volverlo moderno o más directo.

 

  • Los expertos, la mejor decisión

Un rebranding o renovación de marca se debe hacer con expertos en branding que brinden una asesoría sobre los cambios que se deben llevar a cabo, sino, las consecuencias podrían ser perjudiciales para la compañía y sería difícil retomar nuevamente con otra identidad visual o posicionamiento.

Branding

 

Las razones para renovar la imagen de tu empresa ahora que finaliza el año pueden ir desde sensación de estabilidad, deseos de cambio, actualización a nuevas tendencias, adaptación a los gustos del cliente, etc. Lo importante es que se tome la decisión de invertir en un cambio de imagen que logre atraer e impactar a los clientes.

 

Descubre por qué
somos la agencia que necesitas.
Ponte en contacto y te guiaremos por el resto.
Iniciar mi estrategia